InicioBibliotecaAnimacionesLeyendas Indígenas: Domo y Lituche

Leyendas Indígenas: Domo y Lituche

Creación del Mundo Mapuche Leyenda Mapuche

Ver Animación

Guión

1. Hace una infinidad de lluvias, en el mundo no había más que un espíritu que habitaba en el cielo.

2. Solo en la inmensidad decidió un día crear la vida.

3. Para ello, primero abrió los ojos y de sus brazos hizo nacer una criatura vivaz e imaginativa, a la que llamó Lituche, en mapudungun significa “hombre del comienzo”.

4. Entonces quiso enviarlo en seguida a la tierra, pero lo lanzó con tanta fuerza que se golpeó contra el suelo. Al escuchar sus lamentos su madre abrió una ventana en el cielo para mirarlo.

5. Ella es Kuyén, la luna y desde entonces vigila el sueño de los hombres.
Ngñechén también quiso saber lo que acontecía y para observarlo abrió una ventana, Antú (el sol), que da luz y calor a los seres vivos.

6. Desde la tierra, Lituche clamó al cielo: - Padre ¿por qué he de estar solo?

7. En realidad, necesita una compañera –pensó Ngenechén; y tomando una estrella modeló a Domo, la mujer.

8. Luego con gran delicadeza la dejó caer sobre la tierra. Domo comenzó a caminar y para que no se dañara los pies, Ngenechén, hizo crecer a su paso la hierba y las flores.

9. Y de su boca nacieron insectos, pájaros y mariposas. Así fue como Domo llevó a Lituche el armonioso sonido de la naturaleza.

10. Se miraron con gran curiosidad y comprendieron que juntos llenarían el vacío de la tierra.

11. Los hijos de Domo y Lituche, los mapuche, se multiplicaron y aprendieron, que los frutos del Pewén eran su mejor alimento. De él sacaron harina y cocieron su pan en las cenizas.

12. Domo cortó la lana de una oveja, la hiló y la tiñó con raíces vegetales. Después la tejió en un telar de cuatro palos, al que llamó witral.

13. Mientras Domo y Lituche construían su hogar, la ruka, el cielo se pobló de nuevos espíritus, los Cherrüfes, muy temidos por la comunidad. Y aún hoy, este pueblo respeta la naturaleza y mira al wenumapu, el cielo, buscando la protección de su creador, el Chau Ngenechén.